in

Cinco Cosas que Todo Perro Anciano Necesita

Si tuviese que decir una sola cosa negativa a cerca de vivir con un perro es que su esperanza de vida es mucho más corta que la nuestra.

En las sociedades modernas, las mascotas han dejado de verse como “instrumentos” y han pasado a formar parte de las familias, una forma de entender la vida con los animales que, por suerte, se extiende cada vez más.

Nos preocupamos por su bienestar como lo haríamos por el de nuestros padres, hermanos o hijos, y eso nos ha llevado a aprender que, como las nuestras, las necesidades de los animales cambian a medida que envejecen.

Vamos a centrarnos en la vida de los perros y a darte 5 claves para que su vida en la vejez sea lo más agradable posible.

Mantén las rutinas

Los perros son animales de costumbres y, a medida que crecen, les cuesta más adaptarse a los cambios. Si tu perro supera los 8 años, es buen momento para que empieces a cuidar estos detalles.

Procura mantener los horarios y evita en la medida de lo posible cambios drásticos que alteren sustancialmente su forma de vida.

Por ejemplo, si tu mascota tiene 10 años, quizá no es buena idea que te conviertas en casa de acogida y que le sometas al estrés de convivir con perros más jóvenes que no conoce y que no se quedarán mucho tiempo. Imagínate con 80 años viviendo en un piso de estudiantes, ¿te apetecería?

Ejercicio sí, pero moderado

Se trata de sentido común. Con el paso de los años notarás que tu perro cada vez necesita jugar menos y prefiere pasar más tiempo durmiendo. Esto es normal y hay que respetarlo, pero no debes caer en la trampa de creer que ya no necesita ejercitarse.

Como nos ocurre a las personas, cuanto menos ejercicio hacemos, más nos deterioramos. Saca a tu perro a dar largos paseos, déjale que huela cada rincón y que salude a otros animales, le vendrá muy bien moverse y relacionarse, pero siempre dentro de sus posibilidades.

Hazle compañía

Como decíamos, cuando los perros son jóvenes podemos incluirlos en muchas actividades que nos gusta hacer: caminatas por el campo, hacer deporte, subir montañas.  Se apuntan a todo y son los mejores compañeros. Al envejecer, sin embargo, tenemos que dejarlos en casa cuando salimos a hacer estas cosas.

Puede que tu perro se haya vuelto más lento, pero siguen necesitando pasar tiempo contigo. Solo tienes que adaptarte a sus posibilidades físicas y seguir disfrutando de vuestra amistad. Tu presencia es muy importante siempre, pero en la vejez se vuelve esencial para ellos.

Cuida sus dientes

Por desgracia, los perros no saben cepillarse los dientes y, aunque muchos permiten que se los lavemos, con otros es una tarea imposible. Cuidar su higiene dental, sin embargo, es muy importante, sobre todo cuando se hacen viejos y empiezan a tener problemas de encías.

Por eso es buena idea que lo lleves al veterinario para que valore su situación y te aconseje qué pasos debes seguir: limpiezas anuales, extracción de piezas en mal estado, alguna medicación… Hay muchas opciones.

No te olvides de la higiene en general

Una de las cosas que mejor nos sientan después de haber estado un tiempo postrados en la cama es darnos una ducha, ¿verdad?.

Los perros viejitos pasan mucho tiempo tumbados y, aunque puede parecer que se ensucian menos, lo cierto es que su pelo y su piel se pueden ver afectados por el apelmazamiento debido a estar siempre en la misma postura.

No te olvides del cepillado cuanto tu mascota sea mayor y presta especial atención al cuidado de las uñas. Como caminan menos, no las desgastan de forma natural y comprobarás que son mucho más duras. Hazte con una buena guillotina o llévalo al veterinario a que se las corten de vez en cuando.

Si te cuesta tanto bajar de peso, esta puede ser tu solución más viable; Es Natural.

La enternecedora historia de Zack, el pitbull que quería con locura a la hija de sus dueños